3 datos importantes sobre el Alzheimer

La enfermedad de Alzheimer es responsable de entre un 60 y un 80% de los casos de demencia y no es una característica normal del envejecimiento. Conoce más.

 

¿Qué es el Alzheimer?

 

Es la forma más común de demencia que causa problemas con la memoria, el pensamiento y el comportamiento. Los síntomas se desarrollan gradualmente, y empeoran con el tiempo, hasta que son tan graves que interfieren con las tareas del día a día.

 

El factor de riesgo más conocido e importante es el envejecimiento (la mayoría de las personas con Alzheimer son mayores de 65 años). pero no es solo una enfermedad de la vejez. El Alzheimer es una enfermedad progresiva, en la que los síntomas de demencia empeoran gradualmente con el paso de los años.

 

En sus primeras etapas, la pérdida de memoria es leve, pero en la etapa final del Alzheimer, las personas pierden la capacidad de mantener una conversación y responder al entorno. Las personas con Alzheimer viven un promedio de ocho años después de que los síntomas se vuelven evidentes, pero la supervivencia puede variar entre cuatro y 20 años, dependiendo de la edad y otras afecciones de salud.

 

Si bien los tratamientos actuales para el Alzheimer no pueden detener el avance de la enfermedad, pueden alentar por un tiempo el empeoramiento de los síntomas y mejorar la calidad de vida de las personas con Alzheimer y sus cuidadores.

 

Conoce los síntomas de la demencia con esta nota

 

5 signos de advertencia

 

Cada persona puede experimentar una o más de estas señales en distintos grados. Si notas cualquiera de éstas, por favor consulta a un médico.

 

  • Cambios de memoria que dificultan la vida cotidiana

Una de las señales más comunes del Alzheimer es olvidar información recién aprendida, fechas o eventos importantes, y la persona puede depender de sistemas de ayuda para la memoria (tales como notitas o dispositivos electrónicos) o de familiares para hacer las cosas que antes hacía solo.

 

  • Dificultad para planificar o resolver problemas

Algunas personas experimentan cambios en su habilidad para desarrollar y seguir un plan o trabajar con números. Pueden tener dificultad para seguir una receta conocida o manejar las cuentas del mes, o tener problemas para concentrarse y les puede costar más tiempo hacer cosas que antes hacía con más facilidad y agilidad.

 

  • Dificultad para realizar tareas del día a día en la casa, en el trabajo o en su tiempo libre

Muy a menudo se les hace difícil completar tareas de su vida diaria. A veces pueden tener dificultad para llegar a un lugar conocido, administrar un presupuesto en el trabajo o recordar las reglas de un juego muy conocido.

 

  • Desorientación de tiempo o lugar

A las personas con Alzheimer se les olvidan las fechas, estaciones y el paso del tiempo.. Es posible que se les olvide dónde están y cómo llegaron allí.

 

  • Nuevos problemas con el uso de palabras en el habla o escritura

Los que padecen del Alzheimer pueden tener problemas para seguir una conversación. Es posible, que paren en medio de conversar sin tener idea de cómo seguir o que repitan mucho lo que dicen. Posiblemente luchen por encontrar las palabras correctas o que llamen cosas por un nombre incorrecto (decirle «palito para escribir» a un lápiz).

 

¿Qué puedes hacer para ayudar?

 

Estos son algunos consejos para mejorar la comprensión de una persona con Alzheimer:

 

Sé paciente

Tómate el tiempo para escuchar y permite que la persona con demencia hable sin interrupciones.

 

Aprende a interpretar

Trata de entender lo que se dice basándote en el contexto. 

 

Conéctate

Haz contacto visual mientras te comunicas y llama a la persona por su nombre.

 

Mantente atento a las señales no verbales

Habla con calma y mantén tu lenguaje corporal relajado.

 

Reconfórtalo

Si una persona con demencia tiene problemas para comunicarse, hazle saber que está bien y anímala suavemente.

 

Muestra respeto

Evita hablar como un bebé y las frases diminutivas, como «buena chica», y no hables de la persona como si no estuviera allí.

 

Evita las distracciones

Limita las distracciones visuales y el ruido de fondo, como la televisión o la radio, que pueden dificultar la audición, la escucha atenta o la concentración.

 

No te compliques

Usa frases cortas. A medida que la enfermedad progresa, haz preguntas que requieran una respuesta afirmativa o negativa.

 

Ofrece opciones

Ofrece opciones al hacer una solicitud de algo a lo que una persona podría resistirse. Por ejemplo, si la persona no quiere bañarse, puedes decir: «¿Te gustaría ducharte antes o después de cenar?»

 

Usa señales visuales

Algunas veces los gestos u otras señales visuales fomentan una mejor comprensión que las palabras solas. 

 

Evita criticar, corregir y discutir

No corrijas los errores, evita discutir cuando la persona dice algo con lo que no estás de acuerdo.

 

Se vale descansar

Si estás frustrado, o la comunicación se tornó complicada, tómate un descanso y deja que la otra persona descanse también.

 

Los retos en la comunicación con una persona con demencia evolucionan a medida que la enfermedad progresa. Tal vez descubras que la comunicación no verbal como el tacto o el sonido reconfortante de tu voz se convertirá en algo significativo.

 

Si detectas que un ser querido tiene algún síntoma relacionado con la demencia, agenda una consulta con un especialista. ¡Descarga nuestra app y cuida su salud sin salir de casa!

Entradas recomendadas