Como Aprovechar al Máximo Tu Tiempo con El Doctor

Un médico al entrar en la habitación de un paciente, se dirigía a la enfermera de turno y le pide una taza de café. La enfermera se marcha rápidamente, pero vuelve silenciosamente sin la bebida, sabiendo que el médico en realidad no quería su dosis de cafeína. El médico simplemente pidió café para indicar al paciente que estaba listo para sentarse, acomodarse y escuchar sus preocupaciones. Esta era su forma de decir que estaba haciendo tiempo para el paciente.

 

Este médico pareció reconocer lo crítico que es el tiempo en la atención médica. Como dijo un profesional de la salud, «Si se pudiera conceder un deseo a los pacientes, sería más tiempo con su médico». El deseo de pasar más tiempo con los médicos puede resonar en la mayoría de nosotros, pero lo que quizás no sepa es que la cantidad de tiempo que cree que ha pasado con un médico puede afectar la calidad de su atención médica de manera importante. Los pacientes que creen que han pasado más tiempo con un médico están más satisfechos con sus visitas y más inspirados para seguir las recomendaciones que les hace su médico.

 

Pero el tiempo es un recurso escaso en la asistencia sanitaria. La visita promedio al consultorio es de 13 a 16 minutos, menos de un tercio del tiempo que la persona promedio pasa navegando en Facebook cada día. Otras demandas llenan los horarios de los médicos. Un estudio mostró que los médicos dedican aproximadamente el doble de tiempo a los registros médicos electrónicos y al trabajo de escritorio que en las interacciones cara a cara. Otro mostró que pasan tanto tiempo escribiendo en su computadora como mirando a los pacientes a los ojos. Esta falta de tiempo para reunirse con los pacientes es tan frustrante para los doctores como para los pacientes. En una encuesta reciente de más de 17,000 médicos en los EE. UU., sólo el 13.9% dijo que tiene el tiempo que necesita para brindar el más alto nivel de atención.

 

Pero hay un problema: no todos los minutos son iguales. Los pacientes a menudo no estiman con precisión cuánto tiempo pasan con ellos sus médicos. En un estudio de 294 pacientes en el Reino Unido, solo el 17% tenía razón cuando adivinaba cuánto había durado su visita. Casi el 52% de los pacientes subestimó la cantidad de tiempo que el médico había pasado con ellos, y el 31% de los pacientes realmente pensó que el médico había pasado más tiempo con ellos que en la realidad. El mismo número de minutos se puede experimentar de manera diferente.

 

Aquí es donde entra en juego esa legendaria taza de café. Quizás escuchar al médico pedir una taza de café al comienzo de la conversación hizo que sus pacientes se sintieran como si hubiera pasado más tiempo hablando con ellos, incluso si la cantidad real de minutos no cambiaba. ¿Pueden los doctores utilizar estrategias para cambiar el tiempo que los pacientes creen que dura una visita, sin que realmente les cueste a los doctores un tiempo precioso adicional?

 

En un estudio reciente, un grupo de doctores controlaron cuidadosamente la cantidad real de tiempo que dedicaban a sus pacientes. Después del estudio, cuando los pacientes calificaron a un doctor como más amigable, calcularon visitas más largas. De hecho, se estimó que las visitas de los doctores que fueron calificados como las más cálidas fueron aproximadamente cinco minutos más largas que aquellas con doctores calificados como las menos cálidas. Esto corresponde a al menos un aumento del 30% en el tiempo medio de visita percibido. Al conectar más con los pacientes, los médicos pueden hacer que los pacientes sientan que pasan más tiempo con ellos.

 

Es importante destacar que los doctores pueden parecer más cálidos con los pacientes modificando su comportamiento en pequeñas formas, sin prolongar las visitas. En un estudio,  se capacitó a un doctor para que hiciera cosas simples, como hacer contacto visual mientras hacía preguntas a los pacientes en lugar de mirar la pantalla de una computadora. Pudo producir cambios drásticos en la cantidad de pacientes que sentían que estaban conectados con el doctor, incluso sin aumentar la cantidad de minutos que el doctor pasaba con ellos.

 

Todo esto sugiere que puede haber soluciones creativas al problema de la falta de tiempo en la atención médica. Al establecer una buena relación con los pacientes, los médicos pueden hacer que su tiempo limitado vaya más allá y cuente más. Algunas estrategias para conectarse con los pacientes pueden ser tan simples como sentarse, hacer un contacto visual más regular o simplemente hacerles a los pacientes una o dos preguntas sobre su vida.

 

No se trata solo de los médicos, los pacientes también pueden intentar conectarse con sus médicos. La próxima vez que ingrese al consultorio de un médico, puede preguntarle cómo va su día, comentar sobre la foto familiar que se muestra en su escritorio o agradecerle por tomarse el tiempo para verlo durante lo que está seguro que es un día extremadamente ajetreado. .

 

Por supuesto, se deben realizar cambios a nivel del sistema para brindar a los doctores más tiempo valioso que necesitan con los pacientes. Pero al centrarnos en los factores que dan forma a la experiencia del tiempo de los pacientes, podemos ayudar a aprovechar al máximo el tiempo limitado que los médicos y los pacientes tienen juntos.

 

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *